Pasamos 32 millones de horas al año haciendo cola para ver sitios turísticos