Colchoneros y meregues inundan las calles de la capital española