La Comunidad de Madrid destinó 30 millones de euros a la lucha contra el cáncer