Conducir con chanclas o descalzo incrementa el peligro de sufrir un accidente