Un informe del Consejo de Europa constata el "aumento general" de la violencia racista