El truco perfecto para no perder de vista a los más pequeños