El Consell Escolar de Catalunya cree que prohibir los móviles puede limitar los derechos de los alumnos