Los restos hallados en posesión del maestro shaolín pertenecen a una sola mujer