Contrasta, en Álava, una villa acostumbrada a estar aislada por culpa de la nieve