Controlar el asma puede ahorrar 1.000 millones al año en la factura sanitaria