Para proteger el corazón sirve con tenerlo roto