Cortarse el pelo sin música por culpa de la Sociedad de autores