El Gobierno sólo ha acogido al 6 por ciento de los refugiados prometidos