Cristiano Ronaldo cree que su "imagen arrogante" impide llegar al corazón de muchos fans