Le pone su cara al Cristo de la Amargura y se juega seis meses de prisión