En Málaga la polémica está servida con el Cristo de Mena