El Cuco, en libertad