El Cuco se queda sin coartada