Cuenca, huérfana de información de su tierra