¡Cuidado!, el divorcio es contagioso