¿Dos años usando tacones? ¡Cuidado!