Cuidar el corazón es cosa de niños, según Valentín Fuster