Se estrecha el cerco contra el foco de contagio