David Gandy, ¿el hombre perfecto?