El Defensor de Pueblo Andaluz cree que deben replantearse las penas del Código Penal