Dejan su vida en California para vivir en una casa en un árbol