Delgado reconoce la dificultad de las pruebas en los delitos de violencia sexual