Políticos, juristas y banqueros negocian un acuerdo de mínimos que detenga los desahucios