Desarrollados y emergentes chocan otra vez en Cancún, pero no descartan pacto