Saltarse el desayuno puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria