Descubren que los niños empiezan a disfrutar del sufrimiento de los otros con dos años