Un grupo de niños podría haber descubierto un nuevo exoplaneta