Los desechos de los cerdos, un completo quebradero de cabeza