Desesperación en Níjar, Almería, tras la desaparición de un niño de ocho años