Despierta del coma y se pasa diez años sin poder decírselo a nadie