Después de sus animadas sevillanas, Julián Muñoz vuelve a dormir entre rejas