Detenido en la frontera de Melilla con 57 kilos de hachís escondidos en los huecos de las puertas de su coche