Las deudas de las administraciones llevan a decenas de colegios a quedarse sin comedor