A carcajada limpia en el metro de Barcelona