Es posible llevar una vida casi normal tras sufrir un ictus