Rihanna, la culpable de muchas agujetas