Los secuestradores de Diana intentaron borrar información comprometida de su móvil