Didga, el gato que obedece como un perro