Perdió 60 kilos engañando a su cerebro comiendo con una 'cucharita'