Doña Letizia, con las enfermedades raras