Se disparan las donaciones de cadáveres por la crisis