La siesta reduce el grado de estrés y aumenta capacidad de concentración