Dos víctimas de la violencia de género demuestran que se puede salir del infierno