"Duch", el jefe torturador del Jemer Rojo, admite que sus subordinados asesinaron a bebés