Instalan una ducha y una cámara para evitar que la gente orine en un callejón